A Jesús Condenado de Cáceres, obra de David Remedios

Llevaba tiempo con nosotros pero ya era hora de añadir a nuestra web la hermosa obra que nuestro hermano David Remedios ha compuesto y dedicado hacia Jesús Condenado, y que recitó brillantemente en el acto de la Bendición del pasado 19 de febrero.

La obra se puede consultar en nuestra sección de Documentos de Texto

A Jesús Condenado de Cáceres

¿Quién se atreve, mi Señor,
a ocultarte sus lamentos
que le surcan la mejilla
cuando en tus ojos ya brilla
la pureza de tu Amor?

¿Quién, Señor, con la mirada
tendrá el valor descastado
de dejarte abandonado
en tu triste encrucijada?

Todos, Jesús, te condenan,
todos, incluso yo,
que mis penas voy hilando
al abrigo de tu amor.
Y después voy traicionando
con mis pecados infames
las heridas de tu carne
y la sangre de mi Dios.

Será un corazón muy duro
aquel que no se conmueva
al verte a ti caminar
bajo esa incierta madera
que ya tus hombros lacera
Y te obliga a suspirar.

Ese crucero infame
que soportas con tus hombros,
que te destroza las carnes
y te desfigura el rostro…

Esos pasos a la muerte,
esos labios entreabiertos
de los que vuela un quejido
entrelazado en el viento…

Esos ojos tan morenos,
esa mirada perdida,
esas manos tan sufridas
y esos brazos tan abiertos…

Esa cintura inflamada,
ese torso al descubierto,
ese triste caminar,
esos golpes tan sangrientos…

Esa espalda tan curvada
por el peso del madero,
y esa expresión tan humana
de mi Dios, que es justo y bueno…

Señor, no puedo seguir
tu gran dolor describiendo.
Solo te quiero pedir,
que a todos, incluso a mí,
los pecados nos perdones
Y aún con tu gran sufrimiento
nos des un poco de aliento
y que tus manos sean flores
que abrazadas al madero
nos den tu gracia y tus dones,
que eres tú, Señor del cielo,
la Verdad hecha de amores.

David Remedios Solís

Anuncios